He tenido un gatillazo… ¿¡Y qué!?

31/08/2016 | Susana Ferrandis

Vamos a hablar de un tema que a todo hombre en algún momento de su vida le ha preocupado o le preocupará. Estamos hablando del famoso gatizallo.

Es importante diferenciar tener un gatillazo de tener disfunción eréctil.

Hablamos de disfunción eréctil cuando existe una imposibilidad de mantener una erección suficiente para mantener una relación sexual satisfactoria. Mientras que el gatillazo es una falta de erección en ocasiones puntuales.

Para diferenciar una de la otra, y por lo tanto, saber si estamos ante un gatillazo, hemos de tener en cuenta factores como la edad, y factores relacionados con la salud cardiovascular, como es el hecho de fumar, tener la tensión alta, beber alcohol, problemas de colesterol, uso de medicación para la depresión o ansiedad, tener el azúcar alto, entre otras causas. En líneas generales, un gatillazo no traduce ningún problema de base y solamente con algunos consejos de conducta serían suficientes para solucionar el problema.

Para hacer una valoración adecuada un especialista te puede identificar mejor el problema causante y proporcionarte un tratamiento individualizado.

El gatillazo es un problema que ataña al hombre pero el papel de la pareja juega papel fundamental.

Desde el punto de vista del hombre debe evitar venirse abajo y también evitar darle más peso del que tiene. Exprésele a su pareja como se siente. También debe evitar el miedo y la ansiedad al fracaso debido a que son los factores que ayudan a perpetuar el problema. Por lo tanto, técnicas de relajación y meditación para conseguir tener conciencia de las sensaciones, ayudarán a vencer la ansiedad y ese miedo paralizador:

  1. Ejercicios Pubo Coccígeos, es el músculo que usan los hombres para expulsar las últimas gotas de orina. Fortalecer este músculo ayuda, entre otras cosas, a fortalecer la erección, y a ayudar a tener un mayor control de la eyaculación.

El ejercicio consta de apretar, mantener unos segundos y soltar el músculo repetidamente. 2 sesiones diarias de 5 minutos cada una haria mantener el musculo tonificado. Si lo haces correctamente en 2 semanas empezarás a notar una mejoría.

(Ejercicios Kegel)

  1. Bombeos acostados: es un ejercicio de yoga que mejora el flujo sanguíneo. Acuéstate en el suelo. Empuja la parte baja de la espalda hacia el suelo para evitar la presión en tu espalda baja. Respira unas pocas veces de manera profunda y acompasada, y eleva tu pierna derecha lentamente mientras inhalas. Sostenla durante cinco inhalaciones y luego bájala lentamente mientras exhalas. Realiza el mismo proceso con tu lado izquierdo. Repite este proceso hasta 10 veces. Ten paciencia. Si lo haces correctamente irás notando progresivamente los cambios.
  2. Las sentadillas, ayudan a desarrollar masa muscular en tus piernas, lo que ayuda a incrementar el flujo sanguíneo hacia la parte inferior de tu cuerpo. Más sangre a tu entrepierna le dará a tus áreas bajas más energía para evitar repeticiones de disfunción eréctil. Apóyate en una pared. Coloca tus manos en tu cintura y dobla tus rodillas hacia delante. Mantén la espalda recta, baja y sube. 3 repeticiones de 15 o 20 sentadillas al día.

Destacar que es importante centrarse en juegos sexuales no focalizados en el coito que ayuden a conseguir un nivel elevado de excitación.

Pero, ¿qué debe hacer la pareja?

La pareja no debe sentir que es causante del problema, ni que se trata de un problema de atracción y deseo. Así como tampoco hay que echarle la culpa a él. Tienes que mostrarte comprensiva, dialogante y ayudarle a aumentar su autoestima como refuerzo positivo cuando consiga realizar relaciones sexuales completas.

Focalízate en otros estímulos, que alejen la idea del coito y así evitas la ansiedad anticipatoria que él puede sufrir.

He tenido un gatillazo…¿¡ Y qué !?

Dejar un comentario

1
Hola
¿En que podemos ayudarte?
Powered by