3 fantasías sexuales más comunes entre las mujeres

23/08/2016 | Susana Ferrandis

Tirones de pelo, cuero, las manos de ella atadas, las manos de él tapando tu boca, cuerdas, palmaditas en el trasero, estar con dos personas a la vez, tener sexo con un desconocido… a cada persona le gusta el sexo de una manera y le excita según que cosas. Y en esta misma línea se puede decir que cada persona tiene su creativa mentalidad sexual.

La población en su casi totalidad tiene o ha tenido en alguna ocasión alguna fantasía sexual. No necesariamente tiene que ser con su pareja, ni practicando sexo con otra persona. Las fantasías sexuales se reproducen en la mente de las personas cuando disfrutan de su cuerpo en soledad, o cuando lo hacen acompañados, o incluso mientras sueñan despiertos o dormidos. Pero aquí es dónde radica la confusión. Hay personas que piensan que nunca han fantaseado pero sí, seguro que si te paras a pensar lo habrás hecho, y eso está muy bien! 

Muchas personas confunden el deseo y la fantasía, pero señores, no es lo mismo. La fantasía nace y se recrea en la mente sin llegar a realizarse en la realidad, el deseo sí, hay una intención de culminarlo.

Además, es curioso pero la mayoría de las personas tienden a tener una y otra vez la misma fantasía sexual. 

Las mujeres suelen tener más tapujos en cuanto aceptar que son mentalmente sexuales y creativas.

Pero, ¿ qué fantasías sexuales son las más comunes entre las mujeres?

  1. Que otros las miren durante el acto: muchas son las mujeres que les gustaría hacerlo en zonas públicas donde es fácil que les vean. La líbido se les dispara solo de pensar en la situación, y normalmente, les gusta mirarse mientras realizan sexo en espejos.
  2. Ser una chica «mala»/ traviesa: cansadas de ser las 24 horas la mujer buena, llena de responsabilidades y siempre como una superheroína llegando a todo… en su momento más íntimo es cuando le apetece ser la niña «mala» y no cumplir las reglas establecidas en ese momento.
  3. Ser dominada: y en algunos casos la variable es dominar y convertirse en una auténtica dominatrix. Esto tiene una relación con el poder que cada una tiene en su vida. A más responsabilidades en su vida, más órdenes, aunque sea en la cama, esperan recibir. Por el contrario, en el caso de ser la dominatrix iría relacionado a querer tener más poder en la vida real.

Las fantasías nutren las relaciones de pareja, además aportan confianza y diversión.Fuera tapujos, deja volar tu imaginación, relájate y disfruta.

Dejar un comentario

1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by